Posteado por: abogados divorcios Zaragoza | junio 29, 2010

CINTURONES DE SEGURIDAD DEFECTUOSOS

La Ley nos obliga a todos los conductores y ocupantes de vehículos a llevar el cinturón de seguridad, incluso en los trayectos cortos por ciudad, todo ello por muy buenas razones.

Un cinturón de seguridad correctamente implantado te sujeta y mantiene dentro del habitáculo del coche, reduciendo la posibilidad de que te golpees la cabeza contra los cristales, los laterales o el techo del vehículo e incluso salir disparado por el parabrisas.

Es prácticamente imposible saber con exactitud, cuántas vidas han salvado los cinturones de seguridad a través de los años, desde que este invento se implantó en los vehículos de turismo.

Desgraciadamente, hay ocasiones en que no lo consiguen. Hay veces en que los cinturones de seguridad, están fabricados defectuosamente o con un diseño pobre, y todo ello puede ocasionar graves lesiones, e incluso, puede llegar a costar la vida de los ocupantes del vehículo.

Existen muchas causas por las que un producto puede ser diseñado o manufacturado de manera pobre o defectuosa. A continuación, y sin que sea de forma exhaustiva, es decir, no están todas, les vamos a presentar algunas de las más corrientes:

 

En ocasiones, el problema está en el enganche: el cinturón puede ser muy seguro siempre que no tenga defectos en lo que al enganche se refiera, es decir, no debe soltarse a la primera de cambio, como un frenazo repentino.

Los cinturones de seguridad pueden tener también enganches falsos, lo que dicho de otro modo significa que al abrocharnos el mismo, se oye un “click” incorrecto que nos induce a confusión, ya que lo que nos parece correcto y seguro no lo es.

Esto es provocado por un defecto en la fase de fabricación que no ha sido detectado ni en su fase industrial ni en la de seguimiento, y que por tanto llega al usuario, sin correcciones.

En otras situaciones el problema está con el retractor: este mecanismo, está situado debajo del asiento y su finalidad consiste en cerrarse en respuesta a un tirón repentino. Usted lo puede comprobar tirando del cinturón de forma brusca, el cinturón no se bloqueará si no tira de él violentamente. Esto constituye un requerimiento esencial para que le cinturón funcione correctamente.

 

Tristemente, en ciertos accidentes, el retractor no logra cerrarse cuando el automóvil sufre un frenazo súbito, en vez de quedarse el cinturón fijo y asegurar a la persona que lo lleva puesto, ésta sale despedida, negándose de esta forma la finalidad del cinturón.

Las investigaciones realizadas después de ocurrir determinados accidentes, han revelado que uno o más de los cinturones de seguridad fallaron en el momento de la colisión. ¿Qué es lo que sucedió?

En estos casos fue que había un defecto de diseño en los automóviles. La tela del cinturón ha de ser un tejido muy denso para asegurar su fortaleza. Un cinturón de seguridad roto es total y absolutamente inútil.

Un diseño o construcción pobre en los cinturones puede causar daños y lesiones irreversibles. Los fabricantes de los automóviles tienen un deber de seguridad respecto de sus clientes, así como asegurar la eficacia de sus productos.

Si usted, o uno de sus familiares, se encuentra ante una situación de este tipo, no dude en plantear la reclamación correspondiente contra las personas responsables, para lo cual, deberá contratar un abogado especialista en este tipo de responsabilidades.

José Alberto Andrío Espina

www.aa-indemnizaciones.com


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: